Palabras del Director

Es maravilloso ver lo que el Señor ha hecho a través de los años de este tremendo ministerio. Dios ha sido tan bueno con nosotros aquí en el Instituto. Gracias a Él hemos estado en existencia desde 1969 aquí en Hermosillo, Sonora. Dios ha suplido año tras año por cada necesidad, y más importante, nos ha suplido con alumnos para entrenar para la obra del Señor. Cuando los veo o los visito en las obras que han levantado con la ayuda y dirección de Dios, me siento extremadamente humillado y privilegiado por poder estar participando en esta obra por tantos años. ¡Dios es grande, a Él sea toda la gloria! Al estar revisando estas páginas, espero que tu corazón resuena con los nuestros al decir con el Salmista, “No a nosotros, oh Jehová, no a nosotros, sino a Tu nombre da gloria por tu misericordia, por tu verdad.”

 

Te animo considerar venir y ver a primera mano lo que el Señor ha hecho. Te animo considerar en oración lo que el Señor querrá de tu propia vida en esta época para la obra de Cristo. Quizá tú serás uno más de los atrevidos que han tomado el reto de venir al desierto y prepararse en una manera digna de Quien le llamó para Su gloria y excelencia. Si Dios le ha llamado, ¡bienvenido! Si está interesado en mejorar su nivel de preparación y está actualmente sirviendo, las clases de posgrado le están esperando. Cualquiera que sea tu interés, te invitamos a leer, considerar y regocijar con nosotros en esta obra y anhelamos mucho tus oraciones. Que el Señor nos halle fieles y les bendiga ricamente.

 

En el amor de Cristo,

Ronald J. Cochran, Director